15 de septiembre de 2014

Tarta de chocolate con crema de café y mascarpone

Hace poco, cumplió años una buena amiga, y decidí hacerle una tarta que reúne dos de las cosas que más le gustan, el chocolate y el café. La base es un bizcocho con un intenso sabor a chocolate negro, y está cubierto por una crema que nos recordará al tiramisú. Fue la nota dulce de un día especial en alta mar.




INGREDIENTES:
- BASE:
- 180 gr de chocolate sin leche
- 165 gr de mantequilla
- 3 huevos
- 65 gr de azúcar
- 20 gr de harina
- 20 gr de cacao puro en polvo Valor
- Una pizca de sal
- CREMA:
- 150 gr de queso mascarpone
- 90 gr de azúcar
- 375 ml de nata para montar
-50 ml de leche
- 3 cucharaditas de café soluble
- 4 láminas de gelatina

PREPARACIÓN:
Empezamos preparando la base, y para ello el primer paso será derretir el chocolate en onzas, junto con la mantequilla. Podemos hacerlo al baño María o en el microondas. Yo lo suelo hacer en el microondas con la potencia al 60%. Reservamos.


Batimos los huevos con el azúcar y la pizca de sal, hasta que blanqueen.


Integramos los huevos a la mezcla de chocolate, con movimientos envolventes.


Tamizamos sobre la mezcla anterior la harina y el cacao en polvo y, de nuevo, con movimientos envolventes, integramos hasta conseguir una masa homogénea.



Depositamos esta masa en el interior del molde elegido, al que habremos cubierto con papel de hornear. Yo utilicé un molde desmontable y cubrí sólo la base.



Introducir en el horno precalentado a 180º y hornear alrededor de 30 min. Dejamos enfriar sobre una rejilla, sin sacar del molde.



Mientras se enfría la base, elaboramos la crema de café y mascarpone.
Cubrimos las láminas de gelatina con agua fría y dejamos que se hidraten.


Mezclamos el mascarpone, que lo tendremos a temperatura ambiente, con el azúcar, hasta que estén perfectamente integrados. Reservamos.


Ahora, montamos la nata, que tendremos bien fría, como lo hagamos normalmente, ya sea con varillas eléctricas, robot, Thermomix, etc.


Añadimos a la nata montada, la mezcla del mascarpone y batimos a baja velocidad hasta que esté perfectamente mezclado.


A continuación, disolvemos el café soluble en la leche y calentamos un poco. Escurrimos las láminas de gelatina y las disolvemos en el café caliente. Agregamos a la mezcla anterior e integramos con movimientos envolventes.
Volcamos sobre la base de chocolate y llevamos al frigorífico.
Lo siento mucho, pero no tengo fotos de los dos pasos anteriores, pero son muy sencillos y no tendréis ningún problema.
Para disfrutar de esta tarta en su estado más óptimo, dejaremos en el frigorífico tan sólo el tiempo necesario para que la crema cuaje. Si tuviera que estar más tiempo en la nevera, la sacaremos media hora antes de tomarla.
Yo me decanté por una decoración muy sencilla, topitos de cacao, que realicé con una plantilla decorativa que compré en Ikea.






Una mezcla espectacular!!

Fuente:Recelandia

8 de septiembre de 2014

Guiso de atún con berenjena y tomates cherry sobre cous cous

Los que me conocéis un poco, sabéis que mi marido es "un cocinitas", y aunque normalmente no cocine en casa, hay una serie de recetas que le salen tan bien, que siempre las hace él. Pues bien, ésta es una de ellas. La hizo por primera vez este verano para una cena de amigos, y nos gusto tanto que ya hemos repetido. Resulta un guiso muy sabroso y aromático, que combina a la perfección con el cous cous.





INGREDIENTES:
- 1 cebolla grande
- 3 dientes de ajo
- 1 berenjena grande
- 300 gr de tomates cherry
- 200 ml de vino blanco
- 1/2 l de caldo de pescado
- 1 cucharadita de carne de pimiento choricero
- 300 gr de filetes de atún
- Sal, cayena en polvo, pimienta y albahaca
- Aceite de oliva virgen extra
- 500 gr de cous cous

PREPARACIÓN:
Empezaremos picando la cebolla y el ajo en trocitos muy pequeños, y freímos durante unos minutos a fuego suave.


Lavamos, secamos y cortamos la berenjena a dados, sin quitarle la piel, y la incorporamos al sofrito de cebolla y ajo. Salpimentamos y salteamos durante 10 min. a fuego medio.


Cortamos por la mitad los tomates cherry y los añadimos al sofrito. Regamos con el vino blanco y esperamos a que se evapore un poco el alcohol.


Agregamos la carne de pimiento choricero mezclada con cayena al gusto. Removemos bien.


Cubrimos con el caldo de pescado y añadimos albahaca. Llevamos a ebullición y dejamos cocer a fuego medio unos 10-15 min. para que reduzca un poco el caldo. No debe quedar muy seco para que al combinar con el cous cous quede jugoso.
Para corregir la acidez del vino y el pimiento, echaremos una cucharadita de azúcar durante la cocción.



Cortamos el atún en dados y lo añadimos al guiso. Tapamos y cocinamos unos minutos a fuego lento, hasta que el pescado esté en su punto.




Aprovecharemos durante la cocción del guiso para preparar el cous cous, siguiendo las indicaciones del fabricante.
Podemos servir el guiso por una parte y el cous cous por otra y que cada comensal se lo sirva a su gusto. O, para una presentación más formal, utilizar un aro de emplatar. En cualquier caso, la combinación de texturas y especias es perfecta.




Fuente:Directo al paladar

1 de septiembre de 2014

Gazpacho de sandía

Con la entrada del mes de Septiembre, retomo mi actividad en el blog. Y lo voy a hacer, con la que ha sido, para mí, mi receta estrella del verano, el gazpacho de sandía. Es tan refrescante y ligero, que se ha convertido este verano en mi comida preferida. Además, al acompañarlo de palitos de cangrejo, se convierte en un plato completo, nutricionalmente hablando. Lo serví también como entrante en una cena con amigos, presentado en vasitos, y gustó mucho. La primera vez que lo hice lo subí a Instagram, pero como no todos los seguidores del blog me seguís en esta red, he decidido hacerlo aquí también.
No tengo fotos del proceso, pero os aseguro que no son necesarias.



INGREDIENTES:
- 700 gr de sandía (sin piel ni pepitas)
- 2 tomates
- 1 pepino
- 2 manzanas
- Un chorrito de aceite de oliva
- Un chorrito de agua
- Sal y pimienta al gusto
- 8 palitos de cangrejo (surimi)

PREPARACIÓN:
Cortamos la sandía en trozos, sin piel ni pepitas, y los depositamos en un bol o en el vaso del Thermomix.
Añadimos los tomates en trozos. Si no teneis Thermomix, os recomiendo que los peléis.
Pelamos el pepino y lo añadimos en trozos también.
Hacemos lo mismo con las manzanas.
Y por último, incorporamos el aceite, el agua, la sal y la pimienta.
Trituramos hasta obtener una crema fina, y llevamos a la nevera hasta el momento de servir.
Antes de servir cortaremos los palitos de cangrejo en tiras, rodajas o como más nos guste. Y lo serviremos acompañando al gazpacho de sandía.
Con estas cantidades salen cuatro platos.






Aún hay sandías en el mercado, y todavía hace mucho calor, lo que propicia poder disfrutar de este plato.
Espero que os guste tanto como a mí.

24 de junio de 2014

Calabacines rellenos de verduras y pollo

Esta receta surge de la necesidad de comer algo apetecible estando a dieta. Estoy cansada de las ensaladas, de carne o pescado a la plancha con algo de verduras,etc., etc. Por lo que hoy me levanté decidida a preparar algo bajo en calorías, pero sabroso, además de apetecible a la vista. Y lo he conseguido!! Ha ido "tomando forma" el plato conforme lo iba haciendo. Al principio iba a rellenar los calabacines sólo de verduras, pero, en el último momento, he decidido incorporar el pollo, y el resultado ha sido altamente satisfactorio. Eso sí, el secreto del éxito de esta receta son las especias, sin ellas no sería lo mismo.




INGREDIENTES:
- 2 calabacines
- Un ramillete de brócoli
- Un pimiento rojo pequeño
- 2 puerros o 1 cebolla
- 1 pastilla de caldo vegetal
- Orégano, cominos molidos y pimienta negra
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 2 filetes de pechuga de pollo
- Queso rallado


PREPARACIÓN:
Lavamos y secamos los calabacines y los cortamos longitudinalmente.


Con la ayuda de una cuchara pequeña, vaciamos el interior de los calabacines, reservando lo extraído.


Cortamos en trozos pequeños el brócoli y el pimiento rojo.


En una sartén vertemos un poco de aceite de oliva, unas dos cucharadas, calentamos y rehogamos en él, el brócoli y el pimiento rojo.


Cuando se hayan ablandado un poco, añadimos el calabacín y el puerro troceado.


Sazonamos con la pastilla de caldo vegetal, y especiamos con el orégano, los cominos molidos y la pimienta negra. Le damos unas vueltas y tapamos, dejando que se cocine lentamente.


Cuando las verduras ya estén cocidas, destapamos para que se evapore el líquido que éstas habrán desprendido, removiendo para evitar que se quemen.


Cortamos en tiritas el pollo y lo asamos a la plancha. Yo le he añadido un poco de sazonador sabor barbacoa, pero no es imprescindible.


Añadimos el pollo a las verduras y mezclamos.


Rellenamos con esta mezcla los calabacines.


Esparcimos un poco de queso rallado sobre la superficie del relleno.


Y gratinamos en el horno hasta que el queso se haya fundido y esté dorado.




Os aseguro que este plato no os defraudará. Está riquísimo, muy sabroso y cómo habréis comprobado está elaborado con poquísimo aceite y muy poco queso también, por lo que resulta bastante ligero.

18 de junio de 2014

Pavê

Con esto del mundial de fútbol, no dejamos de oír de hablar de Brasil, lo que me llevó a investigar su gastronomía. Y no lo pude evitar, me quedé con uno de sus postres típicos, el pavê. Se trata de una tarta elaborada con distintas capas de bizcochos remojados en zumos o licores, alternando con frutas y una crema de leche condensada. También se suele hacer con chocolate y coco, pero me decanté por la versión con melocotones, allí llamados duraznos, porque me pareció más ligera y apetecible en esta época.




INGREDIENTES:
- 1 lata grande de melocotón en almíbar
- 300 gr de bizcochitos
- Un chorro de vodka o licor al gusto
- Un bote pequeño de leche condensada
- 1/2 litro de leche
- 4 yemas
- 2 cucharadas de Maizena


PREPARACIÓN:
Abrimos la lata de melocotón, escurrimos el almíbar en un bol y reservamos. Cortamos en rodajas los melocotones.


En un cazo diluimos la Maizena con la leche y le añadimos las yemas mezcladas con la leche condensada.


Calentamos esta mezcla hasta que hierva y espese.


Si fuera necesario, pasamos por un colador a un bol y dejamos enfriar.


Cubrimos totalmente la base del molde elegido con bizcochos. Añadimos, al almíbar reservado, el vodka o licor elegido, y empapamos con esto los bizcochos.


Esparcimos sobre los bizcochos remojados la mitad de la crema de leche condensada.


Y sobre ella, la mitad de los melocotones en rodajas.


Y repetimos la operación: otra capa de bizcochos empapados, crema de leche condensada y melocotones en rodajas.




Y a la nevera hasta el día siguiente para que coja consistencia y no se os rompa al servir.
Podéis dejarlo así, o decorarlo a vuestro gusto. Yo decidí darle un toque crujiente en la superficie y lo decoré con almendras fileteadas tostadas y con un poco de caramelo.





Como habéis podido comprobar, es parecido al tiramisú en su elaboración y podréis hacerlo aunque vuestras dotes reposteras sean limitadas.