20 de octubre de 2014

Albóndigas con salsa de boniato

Cuando, hace poco, hice el pastel de boniato y chocolate blanco, me sobró boniato asado y decidí utilizarlo para la salsa de unas albóndigas. Nunca lo había hecho, pero cómo me gusta tanto el boniato, pensé que estaría rico, y así fue. Con lo que, aquí tenemos otra forma de consumir este tubérculo.




INGREDIENTES:
ALBÓNDIGAS:
- 500 gr de carne picada de ternera, cerdo o mixta
- 80 gr de manteca de cerdo
- 1 diente de ajo
- 1 cucharada de mostaza
- 2 cucharadas de salsa Worcestershire
- 1 huevo
- 2 cucharadas de pan rallado
- Sal, pimienta y tomillo
SALSA:
- 1 boniato mediano asado
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- 1 hoja de laurel
- 1 pastilla de caldo de carne
- 50 ml de vino blanco
- 1/2 l de agua
- Sal y pimienta

- Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:
Mezclamos en un bol grande, la carne picada con la manteca a trocitos, el ajo muy picado, la mostaza, la salsa Worcestershire y añadimos sal, pimienta y tomillo.
Añadimos el huevo y el pan rallado y mezclamos bien. Dejamos reposar en la nevera una media hora.


Picamos la cebolla y el ajo y sofreímos. Cuando ya esté blandita la cebolla, añadimos la hoja de laurel, la pastilla de caldo desmenuzada y el vino blanco.



Dejamos que se evapore el alcohol y añadimos el agua y un poco de pimienta. Hervimos durante un minuto y vertemos, junto con la pulpa del boniato asado, en el vaso de la batidora o Thermomix.



Trituramos hasta obtener una salsa fina, sin grumos.


Formamos las albóndigas y las vamos enharinando.


Las freímos a fuego medio-fuerte en una sartén con aceite de oliva virgen extra.


Las escurrimos y las pasamos a una cacerola junto con la salsa de boniato y cocemos durante 20 min. a fuego medio-bajo.


Y servimos calientes. Acompañadas de arroz blanco, quedan deliciosas.



13 de octubre de 2014

Oreo cheesecake

Ésta va a ser la cuarta tarta de queso del blog ( Tarta de queso con melocotónTarta de queso con dos chocolatesNew York cheesecake), pero os aseguro que son muy distintas entre ellas, tanto en aspecto, como en textura y en el ingrediente que las acompaña. Ésta en concreto, Oreo cheesecake, es la de textura más cremosa y está acompañada, tanto en su base como en su relleno y decoración, por las riquísimas galletas Oreo. Deliciosa!!




INGREDIENTES:
BASE:
- 2 paquetes de galletas Oreo de 154 gr
- 100 gr de mantequilla
CREMA:
- 230 gr de leche
- 5 yemas L
- 30 gr de harina
- 225 gr de chocolate blanco
- 900 gr de queso crema tipo Philadelphia
- 70 gr de azúcar glass
- 2 cucharaditas de aroma de vainilla
- Una pizca de sal
- 1 paquete de galletas Oreo de 154 gr
DECORACIÓN:
- Un bote de nata montada
- Galletas Oreo mini

PREPARACIÓN:
Empezamos preparando la base, y para ello mezclamos las galletas trituradas con la mantequilla fundida.
Cubrimos la base de un molde desmontable con papel de hornear, para facilitar el desmolde posterior.
Depositamos esta masa en el molde y aplastamos hasta cubrir el fondo y todo lo que podamos de los laterales.


Dejamos que se enfríe y solidifique en la nevera.
Seguimos preparando la crema. Calentamos 3/4 partes de la leche a fuego lento.
Mientras, batimos las yemas con la harina tamizada con un colador y el resto de la leche.


Añadimos la leche caliente, lentamente y sin dejar de remover.


Volvemos a poner al fuego, removiendo constantemente hasta que espese. Retiramos del fuego.


Añadimos el chocolate blanco troceado y mezclamos hasta que se funda con el calor de la crema.



Pasar esta mezcla a un bol y cubrir con film transparente, tocando la superficie de la crema para evitar que se le forme costra. Llevar a la nevera hasta que se enfríe.


A continuación, batimos con batidora, a velocidad media-alta, o a mano, el queso con el azúcar glass, la vainilla y la pizca de sal, hasta que esté esponjoso (unos 2 min.).



Añadimos la mezcla que habíamos introducido en la nevera (cuando esté fría, no antes), y seguimos batiendo a velocidad baja durante unos 30 sg.


Vertemos una tercera parte de esta mezcla en el interior del molde sobre la base de galletas, y añadimos la mitad de las galletas Oreo troceadas.


Añadimos la mitad de la mezcla que nos queda, con el resto de las galletas Oreo.


Y cubrimos con la mezcla que nos queda.


Refrigeramos durante al menos 6 h. o durante toda la noche.
A la hora de servir, desmoldamos y decoramos. Yo lo hice con nata montada y mini Oreo, también podéis hacerlo, desmenuzando galletas Oreo por encima. o cómo se os ocurra.





Un sabor sublime y una mezcla de texturas, cremosa y crujiente, hacen que esta tarta sea muy especial.

6 de octubre de 2014

Pastel de boniato y chocolate blanco

Es la segunda vez que utilizo boniatos en la elaboración de un dulce, y, al igual que ocurrió la primera, el resultado me ha encantado. El postre anterior fue Praliné de boniatos y si no lo habéis probado, os recomiendo que lo hagáis. El que os traigo hoy, es un pastel que os sorprenderá por su suave sabor y su cremosa textura.




INGREDIENTES:
- 180 gr de chocolate blanco
- 20 gr de mantequilla
- 4 huevos
- 220 gr de azúcar
- 70 gr de harina
- 200 gr de boniato asado
- azúcar glas

PREPARACIÓN:
Empezaremos engrasando con mantequilla el molde elegido y añadiremos azúcar repartiéndolo por toda la base y los laterales del molde ( si no es de silicona, antes del azúcar pondremos también un poco de harina). Volcamos el molde para eliminar el exceso de harina y azúcar. Reservamos.


Colocamos en un recipiente apto para el microondas, el chocolate blanco troceado y la mantequilla. Calentamos durante 1 min en el microondas y removemos, si no se hubiera fundido del todo, calentamos un poco más. Esto también podemos hacerlo al baño maría.


Colocamos en un bol la harina tamizada con un colador y el azúcar. Añadimos los huevos y batimos bien.


Aplastamos con un tenedor o pisapatatas el boniato asado (yo lo asé en el microondas), y lo incorporamos al bol mezclando bien.


Por último, añadimos el chocolate blanco fundido y mezclamos hasta que esté perfectamente integrado en la masa.


Vertemos esta masa en el molde e introducimos en el horno que habremos precalentado a 180º.


Horneamos durante 35 min. o hasta que, al introducir un palillo en el centro, éste salga limpio.


Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.


Decoramos con azúcar glas.


Yo, al principio, pensé que había quedado como un bizcocho, pero nada más lejos de la realidad. Cuando lo cortas, compruebas que está tierno, y cuando lo pruebas, das fe de su cremosidad.




Al día siguiente, si sobra, está igual de rico.


Fuente: Gastronomía&Cía

29 de septiembre de 2014

Torta de naranja portuguesa

A la vista de la fotografía pensaréis que se trata de un brazo de gitano, pero no es así. Sólo comparte con dicho postre la forma. Como sabéis, un brazo de gitano es un bizcocho relleno de alguna crema y enrollado. Pues bien, " la torta de laranja" (éste es su nombre en portugués), no va relleno,  la textura de su masa es una mezcla entre un flan y un bizcocho jugoso y tiene un intenso sabor a naranja. Está realmente rico y, lo mejor, es muy sencillo de hacer.



INGREDIENTES:
- 8 huevos
- 250 gr de azúcar
- 2 naranjas
- 1/2 vaso de aceite de girasol o 80 gr de mantequilla
- 1 cucharada sopera de harina

PREPARACIÓN:
Pintamos la bandeja del horno con mantequilla y colocamos encima papel de hornear cubriendo toda la superficie de la bandeja (esto lo hacemos para que el papel no se mueva). Engrasamos también la parte superior del papel para facilitar el desmolde posterior.


En un bol grande, batimos los huevos con el azúcar.
Añadimos la ralladura y el zumo de las dos naranjas y mezclamos bien.
Vertemos el aceite o la mantequilla fundida y mezclamos de nuevo.
Y, por último, añadimos la harina tamizada con un colador e integramos con la mezcla anterior.
Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 180º y entonces vertemos la mezcla en la bandeja. Lo hacemos así para que no se nos derrame la mezcla porque es muy líquida.


Horneamos durante 25-30 min., hasta que la masa se haya dorado.


Espolvoreamos azúcar por encima de un paño limpio y mayor que la bandeja del horno.


Volcamos, con cuidado, el bizcocho sobre el paño con azúcar. Como la masa es muy tierna, es posible que se os rompa algún trozo, no os preocupéis, al enrollarlo no se notará.


Retiramos el papel de horno y, con ayuda del paño, enrollamos como si fuera un brazo de gitano.



Dejamos enfriar y pasamos a la fuente de servir.


Podemos tomar tanto a temperatura ambiente, como frío, está riquísimo de ambas maneras.


Y no me negaréis que es facilísimo de hacer.